¿Te ha pasado alguna vez que estás disfrutando de una copa de vino y de repente se te cae sobre la ropa, el mantel o el sofá? Seguro que sí, y seguro que también has pensado que esa mancha no se va a quitar nunca. Pues no te preocupes, porque hoy te voy a enseñar los 5 trucos más eficaces para quitar las manchas de vino sin dejar rastro. ¡Toma nota!

manchas de vino1. Sal

Este es el truco más conocido y fácil de hacer. Solo tienes que cubrir la mancha con sal lo antes posible, para que absorba el líquido y evite que se fije. Luego, lava la prenda como de costumbre y verás cómo desaparece la mancha. Eso sí, ten cuidado de no usar sal en tejidos delicados como la seda o la lana, porque podrías estropearlos.

2. Agua oxigenada y detergente líquido

Este método es muy útil para las manchas de vino tinto en telas blancas o claras, ya que el agua oxigenada tiene propiedades blanqueadoras y el detergente líquido ayuda a eliminar la suciedad. Solo tienes que mezclar media taza de agua oxigenada con una cucharada de detergente líquido y aplicarla sobre la mancha con una esponja o un cepillo. Deja actuar unos 10 minutos y luego enjuaga con agua fría. Repite el proceso si es necesario hasta que la mancha se vaya. Pero ojo, el agua oxigenada puede decolorar algunos tejidos, así que haz una prueba en una zona poco visible antes de usarla.

3. Vinagre blanco

El vinagre es un producto muy versátil que sirve para muchas cosas, entre ellas para quitar las manchas de vino. Solo tienes que empapar un paño con vinagre blanco y frotar la mancha con él. Luego, lava la prenda como siempre y listo. El vinagre también ayuda a eliminar los malos olores y a suavizar los tejidos, así que es un buen aliado para tu colada.red wine in clear wine glass

4. Leche

Sí, has leído bien, la leche también puede ayudarte a quitar las manchas de vino porque tiene la capacidad de neutralizar el pigmento del vino y hacer que la mancha desaparezca. Lo único que tienes que hacer es sumergir la prenda manchada en un recipiente con leche durante unas horas o toda la noche. Luego, lava la prenda con agua fría y detergente y verás cómo la mancha se ha ido. Este truco funciona mejor con las manchas de vino blanco que con las de vino tinto.

5. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato es otro producto milagroso que no puede faltar en tu casa. Para quitar las manchas de vino, solo tienes que hacer una pasta con bicarbonato y agua y aplicarla sobre la mancha. Deja secar y luego cepilla o aspira los restos de bicarbonato. Lava la prenda como de costumbre y adiós a la mancha.

Con estos cinco trucos caseros podrás quitar las manchas de vino sin problemas y sin arruinar tu ropa o tu mantel. Recuerda que lo mejor es actuar lo antes posible, cuando la mancha aún está fresca, y no usar agua caliente ni secadora, ya que podrían fijar más la mancha.

¿Necesitas ayuda?